Capítulo 215: Entre los Reflejos

Me adentro en el nivel cincuenta y ocho de los backrooms, preparado para enfrentar nuevos desafíos y peligros. Este nivel es conocido como la Cámara de los Espejos, y pronto descubro por qué.

El espacio que me rodea está lleno de espejos de diferentes tamaños y formas. Se extienden hasta donde alcanza la vista, creando un laberinto infinito de reflejos distorsionados. Cada paso que doy es una ilusión, una imagen que se repite una y otra vez en los espejos, confundiéndome y desorientándome.

Llegué a este nivel tras resolver un complicado rompecabezas en el nivel anterior. Mi curiosidad me llevó a seguir explorando los misterios de los backrooms, sin sospechar las dificultades que me esperaban en este lugar.

Las dificultades aquí son múltiples. Los espejos distorsionan mi imagen y crean ilusiones engañosas. El sonido se refleja y se amplifica, distorsionando mi percepción auditiva. El espacio parece expandirse y contraerse, jugando con mis sentidos y haciéndome dudar de mi propia realidad.

En medio de esta confusión, una entidad desconocida hace su aparición. Solo puedo vislumbrar su silueta borrosa y enigmática en los reflejos de los espejos. Se mueve con agilidad entre los reflejos, acechando desde ángulos impredecibles.

La entidad posee la habilidad de reflejarse en los espejos, creando múltiples copias de sí misma. Cada reflejo es una amenaza, capaz de atacarme y desaparecer rápidamente. La visión fragmentada de la entidad me llena de temor, ya que nunca estoy seguro de cuál es el reflejo verdadero.

Para escapar de este nivel, debo buscar patrones en los reflejos, desenredar las ilusiones y encontrar el camino correcto. Cada vez que creo haber descubierto una salida, me enfrento a espejos falsos que me devuelven al inicio, frustrando mis intentos de progresar.

En un momento crítico, logro esquivar a la entidad desconocida al detectar sutiles diferencias en uno de los reflejos. Identifico el reflejo verdadero y evito el ataque de sus duplicados. Mi intuición y observación aguda me permiten seguir adelante.

Finalmente, después de superar numerosos desafíos y sortear las artimañas de la entidad, descubro un espejo especial en el que mi reflejo se distorsiona de manera diferente. Siento una corriente de energía y me lanzo a través del espejo, rompiendo la ilusión y emergiendo en un nuevo nivel.

Dejo atrás la Cámara de los Espejos, con sus reflejos engañosos y la amenaza constante de la entidad desconocida, avanzando hacia nuevas aventuras en los backrooms.

Continuará…