En el nivel ochenta de los Backrooms, me encuentro sumergido en un espacio surrealista y perturbador. Las paredes están cubiertas de un material brillante y reflectante que distorsiona mi propia imagen. Cada paso que doy se desvanece en el vacío, como si estuviera caminando sobre un espejismo. El aire está cargado de una energía densa y opresiva, haciéndome sentir como si estuviera atrapado en un sueño distorsionado.

Llegué a este nivel después de superar una serie de desafíos en niveles anteriores, cada uno más desgastante que el anterior. Mi determinación sigue ardiendo en mi interior, impulsándome a seguir adelante a pesar de las dificultades que encuentro en mi camino.

El espacio del nivel ochenta se presenta como un laberinto interminable de pasillos estrechos y retorcidos. Cada corredor se asemeja a un portal a un mundo olvidado, donde la realidad se desvanece y las memorias se desvanecen en la neblina del tiempo. La falta de puntos de referencia y la sensación constante de estar siendo observado aumentan mi ansiedad.

Mientras me aventuro en este nivel, una entidad desconocida acecha en las sombras. Solo puedo percibir destellos fugaces de su presencia: una sombra inquietante que se desliza a través de los pasillos, susurros ininteligibles que parecen provenir de todas partes y ninguna. Su presencia emana un aura de olvido y desesperación, amenazando con borrar mi propia existencia.

La entidad se desvanece y reaparece en la penumbra, sus contornos distorsionados y borrosos. Sus ojos brillan con un resplandor mortecino y su figura parece estar compuesta de recuerdos fragmentados. Utilizo mi agudeza mental y mi intuición para evitar su contacto, manteniéndome alerta y buscando refugio en los rincones oscuros del laberinto.

En un momento de claridad, descubro una salida brillante al final de un pasillo. Con determinación renovada, me precipito hacia ella, dejando atrás el velo de los olvidados y la entidad amenazante. Al atravesar la salida, emergo en un nuevo nivel, bañado por una luz tenue y una sensación de alivio.