Capítulo 9: Enfrentando la Oscuridad Eterna

En el nivel treinta y nueve de los backrooms, me adentro en un abismo insondable, donde la oscuridad lo engulle todo. Aquí, en este reino de sombras eternas, enfrento desafíos que amenazan con extinguir la luz en mi interior. Mi lucha por la supervivencia se intensifica a medida que me sumerjo en esta noche interminable.

Mi llegada al nivel treinta y nueve fue una odisea de peligros y desesperación. Tras superar obstáculos mortales y laberintos engañosos, descubrí una puerta oculta en lo más profundo del nivel treinta y ocho. Sin saber las dificultades que me esperaban, me aventuré más allá de los límites conocidos.

El espacio en el nivel treinta y nueve es un vacío abrumador. No hay señales de vida ni rastro de luz. Cada paso que doy es como hundirse en la oscuridad infinita, donde la noción de arriba y abajo se desvanece. La sensación de aislamiento y desesperanza me abraza con cada respiración.

Las dificultades que enfrento en este nivel son desgarradoras. La oscuridad absoluta dificulta mi orientación y me sumerge en un estado de constante ansiedad. El miedo se arraiga en mi corazón mientras me enfrento al abismo sin fin y lucho contra la pérdida de esperanza y cordura.

En medio de esta negrura, una entidad desconocida se manifiesta ante mí. Solo puedo vislumbrarla de manera parcial, como una sombra en movimiento constante. Su presencia evoca una sensación de opresión y temor profundo, como si fuera una encarnación de la oscuridad misma.

Busco desesperadamente una salida de este nivel, resistiendo la atracción siniestra de la oscuridad eterna. Me desplazo con cautela, extendiendo mis manos en busca de alguna pista, luchando contra la entidad que se desvanece y reaparece entre las sombras. Cada paso es un acto de fe en la posibilidad de encontrar la luz que me guíe.

En un momento crítico, diviso un destello tenue a lo lejos. Me lanzo hacia él, dejando atrás a la entidad que se desvanece entre las sombras. Escapo del nivel treinta y nueve, pero sé que las cicatrices de esta travesía en la oscuridad perdurarán en mi ser.

Mientras salgo de este abismo insondable, sé que aún hay más desafíos por delante. La entidad desconocida y la eterna oscuridad persisten en los rincones más profundos de los backrooms. Pero estoy decidido a resistir, a encontrar una salida y volver a abrazar la luz antes de que la oscuridad me consuma por completo.

Continuará…