Capítulo 921: Entre las Sombras y el Olvido

Me encuentro en el nivel sesenta y cuatro de los backrooms, conocido como el Abismo de las Almas. Este lugar es un remolino de oscuridad y desesperación, donde las almas perdidas vagan sin rumbo y los susurros del olvido llenan el aire. Llegué aquí tras superar los engaños del Laberinto de la Ilusión, buscando respuestas y una salida de esta pesadilla interminable.

El espacio en el nivel sesenta y cuatro se extiende como un vasto abismo sin fin. Las paredes son sombras que parecen cobrar vida propia, retorciéndose y susurrando palabras indescifrables. El suelo es una amalgama de rocas quebradizas y huesos descarnados, cada paso que doy es incierto y lleno de temor.

Las dificultades en el Abismo de las Almas son abrumadoras. Las almas perdidas se agolpan a mi alrededor, intentando arrastrarme a su desesperación eterna. Sus lamentos resuenan en mis oídos, recordándome la fragilidad de mi propia existencia. Es un lugar que desafía mi cordura y pone a prueba mi fuerza interior.

En medio de la oscuridad, una entidad desconocida acecha en las sombras del nivel sesenta y cuatro. Su presencia es palpable, una sensación de opresión y maldad que se arrastra por mi piel. Solo puedo vislumbrarla en momentos fugaces, cuando sus ojos ardientes brillan en la oscuridad. Es una criatura de pesadilla, con extremidades retorcidas y una figura espectral.

En un encuentro cercano con la entidad, logro esquivarla aprovechando su incapacidad para moverse fuera de las sombras. Su cuerpo parece estar compuesto de oscuridad líquida, una masa en constante cambio y distorsión. Su mera presencia evoca un miedo profundo, pero mi determinación me impulsa a seguir adelante.

Mientras luchaba por encontrar una salida en medio de las sombras y los susurros del olvido, descubrí un camino iluminado por una tenue luz en la distancia. Era mi única esperanza de escapar de este abismo sin fin. Con cada paso, sentía cómo la entidad se desvanecía, incapaz de seguirme fuera de las sombras.

Finalmente, logro atravesar la luz y emergo en el nivel sesenta y cinco, dejando atrás el Abismo de las Almas. Aunque la amenaza de la entidad desconocida todavía persiste en mi memoria, estoy un paso más cerca de descubrir los secretos ocultos de los backrooms y encontrar una salida a la realidad que dejé atrás.

Continuará…