En los oscuros confines de los enigmáticos Backrooms, se encuentra el Nivel 266, conocido como «El Vacío Desolado». Este nivel sumerge a los valientes exploradores en un ambiente inquietante y desconcertante que desafía su cordura y los mantiene en constante alerta. Cada paso dado en este nivel lleva a los intrépidos aventureros a un lugar donde la realidad se desvanece y la desolación prevalece.

Descripción del Nivel 266:

El Nivel 266 se caracteriza por su atmósfera opresiva y su sensación de vacío absoluto. A medida que los exploradores ingresan a este nivel, son recibidos por un paisaje desolado y yermo, sin rastro de vida ni sonido alguno. La luz es escasa y difusa, arrojando sombras largas y distorsionadas que parecen acechar en cada esquina.

El suelo del Nivel 266 es un terreno árido y agrietado, carente de cualquier forma de vegetación o vida. Las paredes y techos, si es que se pueden distinguir, están cubiertos de un moho oscuro y pegajoso que se aferra desesperadamente a las superficies, como si estuviera absorbiendo la esencia de todo lo que alguna vez habitó allí. El aire está impregnado de un olor a humedad y decadencia, envolviendo a los exploradores en una sensación de desesperanza.

Una de las características más perturbadoras del Nivel 266 es la ausencia total de sonidos. No hay viento que susurre ni animales que emitan algún sonido. Incluso los pasos de los exploradores parecen ahogarse en el silencio, creando una sensación de aislamiento y soledad. Esta falta de estímulos auditivos puede desencadenar un profundo sentido de desasosiego en los exploradores, quienes se ven privados de una de las conexiones más básicas con el mundo exterior.

La sensación de estar atrapado en el Nivel 266 es abrumadora. Los pasillos se extienden infinitamente, sin ninguna señal de una salida o un destino final. Los exploradores pueden sentir que caminan sin rumbo fijo, con la sensación constante de que algo los observa desde la oscuridad. La percepción del tiempo también se distorsiona en este nivel, haciendo que los minutos parezcan horas y las horas parezcan eternidades, generando un sentimiento de desorientación y desesperación.

La falta de interacción con otros seres vivos en el Nivel 266 puede llevar a los exploradores a un estado de introspección profunda. La soledad y la sensación de vacío pueden erosionar gradualmente su cordura, desencadenando alucinaciones y pensamientos intrusivos. Es esencial que los exploradores mantengan una fuerte voluntad y una mente equilibrada para resistir los efectos psicológicos devastadores de este nivel.