En las profundidades de los misteriosos Backrooms, el Nivel 265 se alza como un desafío inquietante y desconcertante para los audaces exploradores. Conocido como «El Laberinto Infinito», este nivel envuelve a aquellos que se aventuran en él en un ambiente perturbador y desconcertante. Cada paso en este nivel es una lucha contra la desesperación y la incertidumbre, ya que los exploradores se encuentran atrapados en un laberinto interminable donde las leyes del espacio y del tiempo parecen desvanecerse.

Descripción del Nivel 265:

El Nivel 265 se caracteriza por un entorno laberíntico y en constante cambio. Los pasillos parecen retorcerse y desplegarse ante los ojos de los exploradores, creando una red interminable de caminos confusos. Las paredes y techos están cubiertos de una extraña sustancia viscosa que parece respirar y palpitar en respuesta a los movimientos de los intrépidos aventureros.

A medida que los exploradores se adentran más en el Nivel 265, la iluminación se vuelve cada vez más tenue y distorsionada. Luces parpadeantes y sombras en movimiento dan la sensación de que algo acecha en las profundidades del laberinto. Los sonidos, aunque lejanos y apenas audibles, añaden a la sensación de inquietud, con susurros susurrantes y chirridos metálicos que parecen surgir de la nada.

Una de las características más perturbadoras del Nivel 265 son las ilusiones y trampas que acechan en los rincones del laberinto. Los pasillos aparentemente seguros pueden desvanecerse repentinamente, dejando a los exploradores en una caída libre hacia la oscuridad. Espejismos engañosos pueden conducir a callejones sin salida o hacer que los exploradores den vueltas en círculos interminables, aumentando la sensación de desesperación y desorientación.

El tiempo también es una variable impredecible en el Nivel 265. Los relojes parecen detenerse o avanzar a ritmos irregulares, y los ciclos día-noche se mezclan en un bucle interminable. Los exploradores pueden experimentar la sensación de que el tiempo se ralentiza o se acelera, y pueden encontrarse con versiones pasadas o futuras de sí mismos mientras vagan por los pasillos interminables.

Además de los desafíos del laberinto, el Nivel 265 alberga criaturas extrañas y hostiles que acechan en la oscuridad. Sombras vivientes, figuras grotescas y entidades distorsionadas pueden aparecer de repente, poniendo a prueba la valentía y la habilidad de supervivencia de los exploradores. La precaución y la astucia son esenciales para evitar estos peligros mortales.