En los siniestros y misteriosos Backrooms, el Nivel 260 se erige como una pesadilla eterna que desafía los límites de la cordura. Conocido como «La Pesadilla Eterna», este nivel sumerge a los exploradores en un ambiente inquietante y desconcertante que los mantiene en un estado de alerta constante. Aquí, los valientes aventureros se enfrentarán a una realidad distorsionada y aterradoras manifestaciones de sus propios temores más profundos.

Descripción del Nivel 260:

El Nivel 260 de los Backrooms es un laberinto retorcido y perturbador donde la realidad se desvanece y los sueños más oscuros cobran vida. Al adentrarse en este nivel, los exploradores se encontrarán inmersos en una serie de escenarios perturbadores y angustiantes. Cada paso dado puede llevarlos a paisajes cambiantes y aberraciones visuales que desafían toda lógica.

La atmósfera del Nivel 260 es opresiva y cargada de tensión. La iluminación es escasa y tenue, creando sombras que parecen cobrar vida propia. Los pasillos se estrechan y ensanchan de manera impredecible, dificultando la navegación y provocando una sensación constante de desorientación. Los murmullos y susurros resonan en los oídos de los aventureros, alimentando su paranoia y elevando su nivel de alerta.

Las manifestaciones de los miedos más profundos de los exploradores son una característica espeluznante del Nivel 260. A medida que avanzan, pueden encontrarse con figuras distorsionadas, criaturas grotescas y pesadillas personales que los acosan constantemente. Estas manifestaciones toman formas cambiantes, jugando con las mentes de los aventureros y desafiando su valentía y determinación.

La realidad misma se desmorona en el Nivel 260. Las leyes físicas parecen fluctuar y distorsionarse, desafiando toda lógica y racionalidad. Las habitaciones se deforman, los objetos se mueven por sí mismos y los límites entre lo real y lo ilusorio se desvanecen. Los exploradores pueden encontrarse atrapados en un bucle de situaciones aterradoras que se repiten una y otra vez, alimentando su desesperación y sensación de impotencia.