En el nivel doscientos seis de los Backrooms, me encuentro en el escalofriante Sanatorio de los Lamentos Eternos. Este edificio abandonado y decrépito se alza imponente en medio de un paisaje desolado, envuelto en una densa niebla que añade un aire de misterio y desasosiego. Sus muros de ladrillo agrietados y ventanas rotas dan testimonio del tiempo y la negligencia que ha sufrido.

Al adentrarme en el Sanatorio de los Lamentos Eternos, me encuentro en un espacio interno lleno de pasillos largos y estrechos. El olor a humedad y descomposición impregna el ambiente, y el sonido de susurros inquietantes y gemidos lejanos se escucha en cada rincón. Las habitaciones están cubiertas de polvo y deterioro, con camas desgastadas y mesas de examen oxidadas que evocan un pasado de sufrimiento y desesperanza.

Llegar al nivel doscientos seis requiere atravesar una serie de laberintos subterráneos y descender por escaleras ocultas en el sótano del nivel anterior. Estas escaleras conducen a un pasaje secreto que se abre paso a través de la oscuridad hacia el Sanatorio de los Lamentos Eternos. Solo aquellos con la voluntad de enfrentar la oscuridad y el horror pueden acceder a este nivel.

El mayor desafío en el nivel doscientos seis es la presencia del ente sobrenatural conocido como «El Susurrador». Este ser atormentado y enigmático se manifiesta como una sombra alargada y retorcida, siempre acechando en las esquinas y pasillos del sanatorio. Susurra palabras ininteligibles y susurra pensamientos oscuros en la mente de aquellos que se aventuran en su dominio. Su presencia genera una sensación de opresión y paranoia, dificultando la orientación y la toma de decisiones.

Para esquivar al Susurrador, debo confiar en mis instintos y evitar las zonas oscuras y angostas donde se oculta. El Susurrador es sensible a la luz, por lo que puedo utilizar linternas o antorchas para mantenerlo a raya. Sin embargo, debo tener cuidado de no atraer su atención con el brillo excesivo, ya que podría intensificar su agresividad.

La salida de este nivel se encuentra en la parte superior de la torre del sanatorio. Para llegar allí, debo sortear obstáculos y encontrar una llave oculta en una de las habitaciones. Esta llave abre la puerta que conduce a la escalera en espiral que asciende hacia la libertad.