En el nivel doscientos diez de los Backrooms, me encuentro en un edificio imponente conocido como «La Fortaleza de los Guardianes Olvidados». Esta construcción masiva se alza en medio de un paisaje desolado, rodeada por un mar de niebla espesa y misteriosa. La fortaleza en sí es una estructura imponente de piedra y acero, con torres altas y murallas fortificadas.

Para acceder al nivel doscientos diez, debo superar una serie de desafíos en el nivel anterior. Estos desafíos pueden variar, desde la resolución de acertijos complejos hasta la confrontación con criaturas hostiles. Una vez superados los obstáculos, se revela un portal oculto que me transporta a la Fortaleza de los Guardianes Olvidados.

La principal dificultad en este nivel reside en los guardianes sobrenaturales que protegen la fortaleza. Estas entidades poderosas y ancestrales son seres de pura energía, con formas cambiantes y aterradoras. Cada guardián tiene habilidades únicas y letales, lo que los convierte en obstáculos formidables en mi camino hacia la salida.

Al explorar el espacio interno de la fortaleza, me encuentro con laberintos intrincados, salas imponentes y pasillos oscuros. Las estancias están decoradas con antiguas reliquias y símbolos enigmáticos que cuentan historias de un pasado olvidado. Sin embargo, también hay trampas mortales dispersas por todo el lugar, como fosos ocultos y puertas engañosas que conducen a lugares aún más peligrosos.

Durante mi travesía, me enfrento a la aparición de un ente sobrenatural conocido como «El Devorador de Almas». Este ser aterrador se alimenta de la esencia vital de los intrusos, dejando a su paso una estela de desolación y muerte. El Devorador de Almas se manifiesta como una sombra oscura con tentáculos retorcidos y ojos brillantes que emanan un aura malévola.

Para enfrentar al Devorador de Almas, debo aprovechar su debilidad contra la luz. La criatura evita la luminosidad intensa, por lo que puedo utilizar antorchas o cualquier fuente de luz para repelerla. Sin embargo, debo tener cuidado de no quedar atrapado en la oscuridad, ya que el ente es más poderoso en las sombras.

La salida de este nivel se encuentra en la sala del trono, ubicada en lo más profundo de la fortaleza. Para llegar allí, debo resolver una serie de enigmas y sortear a los guardianes que protegen el camino. Una vez en la sala del trono, encuentro un portal que me llevará al nivel siguiente de los Backrooms.