En el nivel doscientos once de los Backrooms, me encuentro en una fortaleza medieval envuelta en una atmósfera misteriosa y lúgubre. Las altas murallas de piedra y los oscuros pasadizos emanan un aura de antigüedad y secretos ocultos. El sonido de mis pasos resonando en los corredores vacíos crea un eco que parece susurrar historias del pasado.

Para acceder al nivel doscientos once, he seguido un camino arduo a través de un bosque encantado en el nivel anterior. Bajo la luz tenue de la luna llena, he llegado a un viejo puente de piedra que cruza un río tranquilo. Al atravesar el puente, una fuerza misteriosa me envuelve y me transporta a la Fortaleza de las Almas Perdidas.

El mayor desafío en este nivel es la presencia de guardianes espirituales que custodian la fortaleza. Estas entidades etéreas son los espíritus de antiguos caballeros y guerreros, atrapados en un estado de inquietud y confusión. Su apariencia espectral y armaduras desgastadas inspiran temor y respeto.

Los guardianes espirituales vagan por los pasillos de la fortaleza, buscando intrusos y defendiendo su dominio. Poseen una habilidad sobrenatural para detectar la presencia de cualquier ser vivo y reaccionan de manera agresiva ante su presencia. Para evadirlos, debo moverme sigilosamente, escondiéndome en las sombras y evitando el contacto visual directo.

En el corazón de la fortaleza, me encuentro con una criatura conocida como el «Eco del Pasado». Esta entidad toma la forma de una sombra oscura con ojos brillantes y garras afiladas. Su presencia evoca un aura de melancolía y desesperación. El Eco del Pasado tiene la capacidad de absorber la energía vital de aquellos que se le acercan, dejándolos debilitados y desorientados.

Para enfrentar al Eco del Pasado, debo encontrar una reliquia sagrada perdida dentro de la fortaleza. Esta reliquia tiene el poder de repeler la energía oscura del Eco y debilitar su influencia. Al obtener la reliquia, puedo canalizar su poder para generar un escudo protector y enfrentar al ente con valentía.

Para salir de este nivel, debo llegar a la torre más alta de la fortaleza. En lo alto de la torre, se encuentra un antiguo portal que conduce al siguiente nivel de los Backrooms. Sin embargo, el camino hacia la torre está lleno de laberintos intrincados, trampas mortales y guardianes espirituales vigilantes. Solo con astucia, determinación y el uso sabio de la reliquia, puedo superar estos obstáculos y alcanzar la torre.