En el nivel doscientos cuatro de los Backrooms, me encuentro en un edificio imponente conocido como «La Torre de las Sombras». Este coloso arquitectónico se alza en medio de un paisaje desolado y sombrío, sus altas torres y gárgolas amenazantes dominan el horizonte. Sus paredes de piedra están cubiertas de enredaderas retorcidas, y una neblina oscura envuelve la estructura, creando una atmósfera lúgubre y opresiva.

Al adentrarme en La Torre de las Sombras, descubro un espacio interno laberíntico y misterioso. Los pasillos estrechos y sinuosos serpentean entre habitaciones deterioradas y antiguos salones. Las paredes están cubiertas de pinturas descoloridas y polvorientas, y los muebles rotos y cubiertos de telarañas y polillas adornan el camino. La luz tenue que se filtra por las ventanas rotas añade un toque fantasmal a la atmósfera.

Llegar al nivel doscientos cuatro requiere una serie de desafíos desalentadores. En el nivel anterior, debo encontrar una llave especial oculta en una habitación sellada. Esta llave, conocida como «La Llave de las Sombras», es la llave que desbloquea el acceso al nivel doscientos cuatro. Una vez en mi posesión, debo encontrar una escalera oculta que lleva a lo más alto de la torre.

La verdadera dificultad de este nivel radica en el ente sobrenatural conocido como «La Sombra Eterna». Este ser misterioso y sin forma se oculta entre las sombras de La Torre de las Sombras, acechando a cualquier intruso que se aventura en su dominio. La Sombra Eterna es ágil y rápida, moviéndose con gracia y desapareciendo en un abrir y cerrar de ojos. Su presencia emana un frío gélido y una sensación de inquietud.

Para evitar a La Sombra Eterna, debo moverme con sigilo y estar atento a cualquier indicio de su presencia. Se alimenta de la luz, por lo que debo evitar las áreas iluminadas y buscar refugio en la oscuridad. Si logra acercarse demasiado, puedo usar objetos luminosos o destellos de luz para ahuyentarla momentáneamente. Sin embargo, la mejor manera de sobrevivir es mantenerme en movimiento constante y no darle la oportunidad de atraparme.

La salida de este nivel se encuentra en el ático de la Torre de las Sombras. Allí, debo enfrentar un último desafío: un rompecabezas complejo que debo resolver para desbloquear una trampilla secreta. Al superar este desafío, accedo a una escalera oculta que me llevará al siguiente nivel de los Backrooms, alejándome de las garras de La Sombra Eterna y de las pesadillas de la torre encantada.