Me encuentro ahora en el nivel ciento setenta y cinco de los enigmáticos Backrooms. Este nivel es conocido como «La Morada de los Espejos», y su ambiente es tan perturbador como su nombre sugiere. El edificio en el que estoy atrapado es un antiguo palacio de estilo gótico, cuyas altas torres y arcos ornamentados se alzan imponentes en la oscuridad.

Para acceder al nivel ciento setenta y cinco, tuve que superar una serie de desafíos previos, entre ellos atravesar un laberinto de espejos distorsionados. Cada reflejo parecía una versión distorsionada de la realidad, y el camino correcto solo se revelaba al mantener la calma y confiar en mi intuición.

Una vez dentro de «La Morada de los Espejos», me enfrento a una serie de dificultades inquietantes. El espacio interno del palacio está cubierto de espejos por todas partes, creando un laberinto engañoso de reflejos y duplicaciones infinitas. Cada habitación presenta un diseño laberíntico, donde los pasillos serpentean y las estancias parecen repetirse una y otra vez.

En este nivel, se encuentra un ente sobrenatural conocido como «El Reflejo Devorador». Este ser adopta la forma de una figura espectral que se materializa a través de los espejos. Sus ojos brillantes y su sonrisa retorcida revelan su naturaleza malévola. El Reflejo Devorador se alimenta de la energía vital de aquellos que se encuentran en el nivel, y su objetivo es atrapar y consumir a los intrusos en su reino de espejos.

Para esquivar al Reflejo Devorador, debo tener extrema cautela al moverme entre los espejos. Cada reflejo podría ser una trampa, y perderme en las ilusiones distorsionadas podría llevar a mi perdición. Mantenerme alerta y buscar patrones irregulares en los reflejos puede ayudarme a evitar su alcance.

Si deseo salir de este nivel, debo encontrar la Sala del Espejo Primordial, un lugar oculto en el corazón del palacio. En esta sala, se encuentra un espejo especial que actúa como un portal de escape. Sin embargo, llegar a esta sala implica navegar por el laberinto de espejos y enfrentar al Reflejo Devorador en un enfrentamiento final.