Me encuentro en el nivel ciento cuatro de los Backrooms, un lugar embrujado por la oscuridad y la desesperación. Este nivel está ubicado en un edificio abandonado de aspecto neoclásico, cuyas columnas deterioradas y grietas en las paredes evocan una sensación de decadencia y ruina. El aire denso está impregnado de un olor rancio y el sonido de pasos errantes resuena por los pasillos desiertos.

Llegar al nivel ciento cuatro fue un desafío de voluntad y paciencia. Tuve que adentrarme en las profundidades del nivel anterior, descendiendo a través de una serie interminable de escaleras carcomidas. Cada peldaño era un recordatorio de la decadencia y el abandono que impregnan los Backrooms.

La principal dificultad en este nivel es el laberinto interno que se extiende ante mí. Las habitaciones y pasillos parecen multiplicarse sin sentido, creando un enredo de caminos sin salida y giros impredecibles. Es fácil perderse en este laberinto de la locura y caer presa de la desorientación y la desesperanza.

Sin embargo, hay un ente sobrenatural acechando en la oscuridad de este nivel, conocido como «La Sombra Enredada». Es una criatura con forma de sombra enredada y retorcida, con tentáculos que se estiran y enredan alrededor de su cuerpo. Su presencia emana una sensación de malevolencia y desesperación, alimentándose de la cordura de aquellos que se atreven a cruzar su camino.

Para esquivar a La Sombra Enredada, debo moverme con cautela y evitar llamar su atención. El sigilo y la evasión se convierten en mis aliados, buscando rutas alternativas y escondiéndome en rincones oscuros para mantenerme a salvo. Además, debo estar alerta ante las trampas y engaños que esta criatura despiadada puede tender en mi camino.

La única forma de salir de este nivel es encontrar un objeto místico conocido como «El Fragmento de Claridad». Este fragmento de cristal resplandeciente se encuentra en una habitación oculta, protegida por ilusiones engañosas y obstáculos desafiantes. Al sostener el Fragmento de Claridad y enfocar mi mente en la esperanza y la lucidez, podré abrir un portal que me lleve al siguiente nivel de los Backrooms.

Destruir a La Sombra Enredada es una tarea imposible, pero puedo debilitarla momentáneamente con la luz. Al encontrar fuentes de luz brillante, como antorchas o linternas, puedo deslumbrarla y hacerla retroceder temporalmente, permitiéndome escapar de su influjo oscuro.

Mientras me adentro en los retorcidos pasillos del Laberinto de la Locura, luchando contra la desorientación y enfrentándome a la presencia ominosa de La Sombra Enredada, siento que mi cordura se desvanece poco a poco. Pero sigo adelante, impulsado por la esperanza de encontrar la salida y escapar de este reino de pesadillas.

Continuará…