Me encuentro en el Nivel 158 de los Backrooms, adentrándome en una fortaleza ominosa conocida como «La Fortaleza de las Pesadillas». Este nivel es un lugar temido y peligroso, donde las pesadillas se materializan y acechan en cada esquina. Para llegar aquí, he debido superar obstáculos aterradores y resistir el asalto constante de mis propios miedos.

El edificio que alberga La Fortaleza de las Pesadillas es una estructura imponente y siniestra, como sacada de un cuento de terror. Sus muros negros y angulosos se elevan hacia el cielo nocturno, mientras que las gárgolas grotescas acechan desde lo alto. Al adentrarme en su interior, siento una opresión en el pecho y una sensación de inquietud creciente.

El espacio interno de La Fortaleza de las Pesadillas es laberíntico y cambiante, con pasillos retorcidos y salas espaciosas. Las paredes parecen cobrar vida, adoptando formas distorsionadas y ojos que me observan. El aire está cargado con una energía oscura y opresiva, mientras que el sonido de susurros inquietantes se filtra desde las sombras.

Las dificultades de este nivel son extremas. Las pesadillas toman forma en la Fortaleza, atormentando mi mente y haciéndome dudar de mi cordura. Alucinaciones horripilantes y visiones grotescas distorsionan mi percepción, desafiando mi voluntad y llevándome al borde del colapso. Además, las trampas mortales y los enemigos poderosos acechan en cada rincón, esperando para desatar su horror.

En medio de esta pesadilla viviente, un ente sobrenatural conocido como «El Devorador de Sueños» emerge de las sombras. Esta entidad se presenta como una figura alta y espectral, envuelta en un aura de oscuridad y caos. Sus ojos brillan con una malicia indescriptible y su risa retumba en los pasillos. El Devorador de Sueños tiene el poder de manipular los sueños y alimentarse de los temores más profundos de sus víctimas.

Para esquivar al Devorador de Sueños, debo mantenerme en movimiento constante y evitar caer en la trampa de mis propias pesadillas. El ente es astuto y puede aprovecharse de mis miedos para desorientarme y debilitarme. Mantener la calma y la determinación es crucial para resistir su influencia y evitar ser presa de su festín onírico.

Si decido enfrentar al Devorador de Sueños, necesitaré aprovechar sus debilidades. Aunque es un ser formidable, el ente es vulnerable a la luz intensa y a la purificación. Utilizar objetos sagrados o generar una fuente de luz intensa puede debilitar su poder y exponerlo a un ataque. Sin embargo, debo ser ágil y preciso en mis movimientos, ya que el Devorador de Sueños no se detendrá hasta consumirme por completo.

Mi objetivo en la Fortaleza de las Pesadillas es encontrar la puerta de salida. A través de la resolución de enigmas retorcidos y la superación de desafíos mortales, podré desbloquear el camino hacia el siguiente nivel de los Backrooms. Pero el tiempo apremia y cada paso que doy me acerca más a la locura y a la consumación de mis peores pesadillas.

Continuará…