Me aventuro en el nivel 148 de los Backrooms, adentrándome en un lugar enigmático conocido como «El Edificio de los Espejismos». A medida que me acerco, puedo ver una estructura imponente que se alza en medio de la desolación. Sus paredes están cubiertas de un material reflectante, creando un efecto de espejismo que distorsiona la realidad misma.

Al cruzar las puertas del edificio, me encuentro con un espacio interno fascinante y desconcertante. Los pasillos se extienden en múltiples direcciones, reflejándose infinitamente en los espejos que cubren las paredes. La ilusión de infinitud y laberinto se intensifica a medida que avanzo, desafiando mi sentido de la orientación y agudizando mi intriga.

El interior del nivel 148 está compuesto por una serie de salas y corredores interconectados, cada uno de ellos reflejado en múltiples espejos. Los reflejos se distorsionan y se retuercen, creando una sensación de disonancia visual y una atmósfera surrealista. En algunas habitaciones, encuentro objetos antiguos y polvorientos que parecen haber sido olvidados por el tiempo.

La dificultad de este nivel radica en las ilusiones y trampas engañosas. Los reflejos distorsionados pueden confundirme y llevarme por caminos falsos, atrapándome en un bucle interminable de pasillos y habitaciones. La sensación de perderme y la falta de una referencia sólida para navegar aumentan la desorientación y el desafío.

En medio de este laberinto de espejismos, surge un ente sobrenatural conocido como «El Ilusionista». Esta criatura adopta la forma de una figura enigmática envuelta en sombras, capaz de manipular las ilusiones y engañar los sentidos. Su presencia emana una energía inquietante y su risa resonante atraviesa el aire.

Para evadir al Ilusionista, debo confiar en mi intuición y estar alerta a los detalles que contradicen la realidad reflejada. Percibo las distorsiones sutiles en los espejos y escucho los sonidos que no se corresponden con los reflejos. Siempre sospecho de las imágenes que parecen demasiado perfectas o atractivas, ya que podrían ser trampas hábilmente disfrazadas.

Si descubro un objeto especial conocido como «La Lente de la Verdad», puedo utilizar su poder para desmantelar las ilusiones del Ilusionista. Al mirar a través de la lente, puedo ver más allá de los engaños y descubrir los caminos ocultos hacia la salida.

Con determinación y astucia, avanzo a través de los pasillos de espejismos del Edificio de los Espejismos, superando las ilusiones del Ilusionista y buscando la verdadera realidad detrás de los reflejos engañosos. Mi objetivo es encontrar la salida y liberarme de este nivel de enigmas y trampas.

Continuará…