En el nivel ciento veintidós de los Backrooms me encuentro en un edificio siniestro conocido como el Laberinto de la Locura. Esta estructura se alza en medio de un terreno baldío, con aspecto abandonado y decadente. Su arquitectura es laberíntica y caótica, con pasillos retorcidos y habitaciones desfiguradas que desafían la lógica.

Al adentrarme en el Laberinto de la Locura, me encuentro en un espacio interno perturbador. Los pasillos están oscuros y llenos de estrechas aberturas que parecen cambiar de posición constantemente. Las habitaciones están distorsionadas y desproporcionadas, con paredes inclinadas y techos bajos que crean una sensación claustrofóbica.

Para llegar al nivel ciento veintidós, es necesario encontrar una llave especial oculta en el nivel anterior. Esta llave, de aspecto antiguo y oxidado, desbloquea una puerta oculta que conduce al Laberinto de la Locura.

Las dificultades en este nivel radican en la confusión y el caos que impera en el laberinto. Los pasillos se mueven y cambian constantemente, creando laberintos dentro del laberinto. Es fácil perderse y desorientarse, lo que lleva a un estado de paranoia y locura. Las paredes susurran voces ininteligibles y las sombras parecen acechar en cada esquina.

Además, en el Laberinto de la Locura acecha un ente sobrenatural conocido como el Devorador de Mentiras. Este ser adopta la forma de figuras humanas distorsionadas y emana una aura de oscuridad y engaño. Se alimenta de las mentiras y los engaños de aquellos que se adentran en el nivel. Para esquivarlo o destruirlo, es necesario enfrentarlo con la verdad absoluta. Exponerlo a la verdad lo debilita y permite escapar de su influencia.

La única manera de salir del nivel ciento veintidós es enfrentar al Devorador de Mentiras con la verdad y encontrar la salida oculta en medio del laberinto. Se requiere mantener la calma y la claridad mental para no sucumbir a la locura que impregna el entorno. Una vez que el ente es derrotado y se encuentra el camino correcto, puedo dejar atrás el Laberinto de la Locura y avanzar hacia nuevos desafíos en los Backrooms.