Me adentro en el nivel veintiséis de los Backrooms, un lugar donde la oscuridad lo envuelve todo. No hay rastro de luz ni sonido, solo el eco de mis propios pasos resonando en el vacío. El aire se vuelve denso y frío, como si estuviera sumergido en las profundidades de un abismo interminable.

Avanzo con cautela, cada paso que doy es incierto. La ausencia de referencias visuales me hace sentir perdido y vulnerable. Las paredes parecen moverse a mi alrededor, cambiando de forma y distorsionando mi percepción. El espacio es laberíntico y confuso, una trampa de la que es difícil escapar.

Las dificultades se multiplican a medida que sigo adentrándome. Me encuentro con pasillos estrechos que parecen estirarse hasta el infinito, obligándome a arrastrarme sobre mis manos y rodillas para avanzar. La falta de luz me juega malas pasadas, creando ilusiones ópticas que confunden mi sentido de la orientación.

De repente, una entidad desconocida emerge de las sombras. Su presencia se siente más que se ve. Es una figura espectral, envuelta en un aura oscura y amenazante. Sus ojos brillan con una luz maligna y su risa retumba en el vacío. Sé que no puedo enfrentarla directamente, debo encontrar una forma de evadir su ataque.

Corro por los laberintos del nivel veintiséis, buscando desesperadamente una salida. La entidad me persigue, sus pasos resonando detrás de mí. Siento su aliento en mi nuca, pero no puedo permitirme detenerme. Mi única esperanza es encontrar un portal que me lleve a un nivel más seguro.

Finalmente, diviso una tenue luz al final de un pasillo. Acelero el paso, sintiendo la presencia de la entidad acercándose cada vez más. Llego al portal justo a tiempo y me lanzo a través de él, dejando atrás el nivel veintiséis y su oscuridad abrumadora.

Respiro aliviado cuando me encuentro en un nuevo nivel, iluminado por una tenue luz dorada. La entidad desconocida no ha logrado seguirme, al menos por ahora. Pero sé que mi travesía aún no ha terminado. Los Backrooms son un laberinto interminable y cada nivel trae consigo nuevos desafíos y peligros desconocidos.

Con determinación, continúo mi camino, listo para enfrentar lo que sea que los Backrooms tengan preparado para mí en el próximo nivel.