En el nivel noventa y siete de los Backrooms, me encuentro en un edificio conocido como «La Fortaleza Desvanecida». Esta estructura imponente está cubierta de maleza y grietas, dando la impresión de un lugar olvidado y abandonado. Sus muros de piedra se elevan majestuosamente hacia el cielo, mientras que las ventanas rotas y las puertas desgastadas revelan su decadencia.

Llegué al nivel noventa y siete tras superar innumerables desafíos y atravesar niveles anteriores de los Backrooms. Mi búsqueda de respuestas y escapatoria me ha llevado a esta fortaleza en ruinas, pero descubro que este nivel presenta desafíos únicos y peligrosos.

La principal dificultad de este nivel radica en su naturaleza desvanecida y cambiante. Los pasillos y las habitaciones parecen desvanecerse y reformarse ante mis ojos, creando una sensación de inestabilidad y confusión. Los caminos que tomo pueden desaparecer repentinamente, obligándome a buscar rutas alternativas en medio de la incertidumbre.

Para salir de La Fortaleza Desvanecida, debo encontrar una llave antigua y sagrada, perdida en algún lugar dentro del edificio. Esta llave es la llave hacia la libertad y la salida de este nivel. Sin embargo, la fortaleza está llena de trampas mortales y guardianes malignos que protegen celosamente la llave.

Además de las dificultades físicas, un ente sobrenatural acecha en las sombras de La Fortaleza Desvanecida. Este ente se conoce como «El Espectro de la Olvidada». Se manifiesta como una figura etérea y translúcida, con ojos brillantes y una presencia intimidante. El Espectro de la Olvidada tiene la capacidad de desvanecerse y atravesar paredes, apareciendo en lugares inesperados y acechando a los intrusos.

Para esquivar o destruir al Espectro de la Olvidada, debo encontrar fragmentos de una antigua reliquia conocida como «El Amuleto de la Luz». Estos fragmentos, dispersos por la fortaleza, poseen un poder capaz de repeler al ente y debilitar su influencia. Al reunir todos los fragmentos, puedo utilizar el amuleto para enfrentar al Espectro de la Olvidada y liberarme de su dominio.

Avanzo con cautela por los corredores en ruinas, evitando trampas y enfrentándome a los guardianes que protegen la llave sagrada. Mientras busco los fragmentos del Amuleto de la Luz, siento la presencia del Espectro de la Olvidada acechando en cada sombra, pero mi determinación y el poder de la reliquia me mantienen en pie.

Enfrentaré los peligros de La Fortaleza Desvanecida, reuniré los fragmentos del Amuleto de la Luz y me prepararé para el enfrentamiento final contra el Espectro de la Olvidada. La salida está cerca, pero debo mantenerme fuerte y enfocado mientras navego por este nivel misterioso y traicionero.