En el nivel noventa y cinco de los Backrooms, me encuentro en un edificio imponente conocido como «La Fortaleza de las Sombras». Esta estructura es una vasta fortaleza de piedra oscura y torres intimidantes que se alzan hacia el cielo. El interior está dominado por pasillos laberínticos y salas en penumbra, envueltas en una atmósfera opresiva.

Llegué al nivel noventa y cinco después de superar numerosos desafíos y obstáculos en niveles anteriores de los Backrooms. Mi determinación y resistencia me impulsaron a explorar cada vez más profundo en este mundo desconocido, y ahora me encuentro frente a los desafíos de este nivel en particular.

La principal dificultad de este nivel es la presencia de las sombras. Las sombras se mueven y se retuercen en cada rincón de la fortaleza, cobrando vida propia. Son entidades oscuras y evasivas que parecen alimentarse de la luz y la esperanza. Su objetivo es mantener a los exploradores atrapados en este nivel, alimentándose de su energía vital.

Para salir de La Fortaleza de las Sombras, debo enfrentar y superar a las sombras. Sin embargo, enfrentarlas directamente es arriesgado, ya que pueden debilitar mi espíritu y oscurecer mi mente. En cambio, debo aprender a manipular la luz a mi favor.

Descubro que la luz es mi arma más poderosa contra las sombras. Al encontrar antorchas y fuentes de luz en el camino, puedo utilizarlas estratégicamente para ahuyentar las sombras y abrirme paso. Mantenerme cerca de la luz me brinda protección y claridad, mientras que adentrarme en la oscuridad incrementa el riesgo de ser acechado por las sombras.

Además, encuentro una reliquia antigua llamada «La Lámpara de los Destellos». Esta lámpara emite una luz intensa y purificadora que tiene el poder de repeler a las sombras. Portarla me brinda una protección adicional y me permite enfrentar a las sombras con mayor seguridad.

El ente sobrenatural que habita en La Fortaleza de las Sombras es conocido como «El Devorador de Esperanzas». Esta entidad adopta la forma de una figura enigmática envuelta en sombras, con ojos ardientes y garras afiladas. Su presencia infunde terror y desesperación en aquellos que se encuentran en su camino. Para esquivar o destruir al Devorador de Esperanzas, debo aprovechar al máximo la luz y utilizar la Lámpara de los Destellos para debilitarlo y ahuyentarlo.

Mi objetivo es atravesar los pasillos oscuros y las salas sombrías de la fortaleza, enfrentándome a las sombras y al Devorador de Esperanzas. Mantengo mi determinación y me aferró a la luz, luchando contra la oscuridad para encontrar la salida y continuar mi búsqueda de escapar de los enigmáticos Backrooms.