En el nivel noventa y dos de los Backrooms, me encuentro en lo alto de una imponente estructura conocida como «La Torre de los Susurros». Este edificio se eleva hacia el cielo en una mezcla retorcida de arquitectura gótica y moderna.

La Torre de los Susurros es una construcción macabra y siniestra. Sus muros están cubiertos de inscripciones antiguas y enigmáticas, y su ambiente está impregnado de un silencio inquietante. El espacio interno está formado por escaleras interminables que se retuercen y serpentean hacia arriba, llevándome cada vez más profundo en el corazón de la torre.

Llegué al nivel noventa y dos después de atravesar desafíos y superar obstáculos en los niveles previos de los Backrooms. Mi determinación y perseverancia me llevaron a este lugar, pero ahora me enfrento a nuevas dificultades.

La principal dificultad en este nivel son los susurros ominosos que llenan el aire. Mientras subo por las escaleras, puedo escuchar voces susurrantes y murmullos incomprensibles que parecen surgir de las paredes mismas. Estas voces intentan seducirme, confundirme y hacerme dudar de mi propio juicio.

Además de los susurros, aparece un ente sobrenatural conocido como «El Devorador de Voces». Esta entidad toma la forma de una figura encapuchada, envuelta en sombras y con una boca desproporcionadamente grande llena de afilados dientes. Su objetivo es consumir las voces de aquellos que se aventuran en la Torre, privándolos de su capacidad de comunicarse y provocando una sensación de aislamiento y desesperación.

Para esquivar o destruir a «El Devorador de Voces», debo confiar en mi propia voz interior y en mi intuición. Debo resistir las tentaciones de las voces susurrantes y mantener mi mente centrada en mi objetivo de encontrar la salida. Además, puedo utilizar objetos resonantes, como campanas o instrumentos musicales, para distorsionar las ondas sonoras y debilitar al ente.

Mi misión es ascender a través de las interminables escaleras de la Torre, enfrentando los susurros seductores y desafiando al Devorador de Voces. A medida que avanzo, debo mantener mi voluntad firme y mi mente alerta, protegiendo mi propia voz y luchando contra la opresión de la soledad impuesta por este nivel.

Con cada paso que doy, la Torre revela sus secretos y misterios. Mi determinación y valentía son mi guía mientras busco la salida y continúo mi travesía a través de los enigmáticos Backrooms.