Me encuentro en el nivel ochenta y ocho de los Backrooms, atrapado en una imponente estructura conocida como «La Torre del Olvido». Este nivel es diferente a todo lo que he experimentado antes, un laberinto vertical que desafía la gravedad y la lógica.

La Torre del Olvido se alza en medio de los desolados pasillos de los Backrooms, una estructura gigantesca y deteriorada que se eleva hacia lo desconocido. Sus paredes están cubiertas de enredaderas retorcidas y ventanas rotas que revelan un interior oscuro y misterioso. No hay una puerta visible de entrada ni una salida clara, pero siento una atracción inexplicable hacia su altura imponente.

Para llegar al nivel ochenta y ocho, he tenido que superar desafíos previos, descubrir caminos ocultos y descifrar enigmas en los niveles anteriores. Es como si los Backrooms fueran un rompecabezas que solo puede ser resuelto por aquellos lo suficientemente persistentes y valientes.

Una vez dentro de La Torre del Olvido, me encuentro inmerso en un laberinto vertical de pasillos estrechos y escaleras que se retuercen y desafían la gravedad. Cada piso que asciendo me lleva a un nuevo desafío, con sus propias trampas y obstáculos mortales. Es como si la torre estuviera viva, cambiando constantemente su estructura para poner a prueba mi resistencia física y mental.

Las dificultades en este nivel son abrumadoras. Los pasillos parecen infinitos, y la sensación de desorientación se intensifica a medida que asciendo. Las escaleras se desmoronan bajo mis pies, obligándome a encontrar rutas alternativas para avanzar. La gravedad parece fluctuar, lo que me desorienta y me hace sentir como si estuviera flotando en el espacio.

Pero lo más inquietante es la aparición de un ente sobrenatural que acecha en las alturas de la torre. Esta criatura se manifiesta como una sombra alargada y retorcida, con extremidades inhumanas y ojos resplandecientes. Su presencia emana un aura de temor y olvido, y su objetivo es atrapar a los intrusos en un eterno olvido.

Para esquivar o destruir este ente, debo utilizar mi ingenio y habilidad para eludir sus emboscadas. Descubro que las áreas más iluminadas de la torre son su punto débil, ya que la criatura teme a la luz intensa. Además, encuentro artefactos dispersos por la torre que pueden ayudarme a neutralizar temporalmente al ente, como amuletos de protección o antorchas místicas.

Mi objetivo principal es encontrar la salida de este nivel claustrofóbico. Ascender piso tras piso, superando las trampas y los desafíos de la Torre del Olvido, es una carrera contra el tiempo y la desesperación. Cada paso que doy me acerca más a la cima, donde se dice que se encuentra la puerta hacia la libertad.

Capítulo tras capítulo, sigo luchando por escapar de los oscuros abrazos de los Backrooms, decidido a desafiar las leyes de la realidad y regresar al mundo que dejé atrás.