En el nivel cien de los Backrooms, me encuentro en un edificio majestuoso conocido como «El Reino de los Olvidados». Este lugar es una construcción imponente, con torres altas y arquitectura gótica, que se yergue en medio de un paisaje desolado y sombrío. El edificio está rodeado de niebla espesa y sus paredes están cubiertas de enredaderas retorcidas, otorgándole un aspecto misterioso y antiguo.

Llegué al nivel cien después de un arduo viaje a través de los niveles anteriores de los Backrooms. Cada desafío superado me ha llevado más cerca de este escalón final, donde enfrentaré las pruebas más peligrosas y desgarradoras de todos.

El nivel cien presenta dificultades inimaginables. El espacio interno del edificio se retuerce y cambia constantemente, desafiando mi percepción y sentido de la realidad. Las habitaciones se transforman en laberintos, los pasillos se alargan y encogen, y las escaleras conducen a destinos inciertos. Cada paso que doy es incierto, y la sensación de estar atrapado en un laberinto interminable se apodera de mí.

Para salir de este nivel, debo enfrentar mi pasado y confrontar mis miedos más profundos. El Reino de los Olvidados actúa como un espejo de mi propia memoria, revelando recuerdos enterrados y experiencias olvidadas. Solo al aceptar y superar estas pruebas internas podré encontrar la puerta de salida y liberarme de este tormento.

Sin embargo, mientras navego por el Reino de los Olvidados, un ente sobrenatural conocido como «La Sombra del Remordimiento» emerge de las sombras. Esta entidad oscura adopta la forma de una figura encapuchada y sin rostro, envuelta en una niebla siniestra. Su presencia emana una energía aterradora y representa los remordimientos y culpas más profundos de aquellos que se aventuran en este nivel.

Para esquivar o destruir a la Sombra del Remordimiento, debo enfrentar y reconciliarme con mis propios remordimientos y aprender a perdonarme a mí mismo. La entidad es vulnerable a la luz de la redención, que emana de un artefacto sagrado conocido como «La Lámpara de la Absolución». Esta lámpara irradia una luz brillante que disipa las sombras y debilita a la Sombra del Remordimiento.

Navegando por las habitaciones cambiantes del Reino de los Olvidados, enfrento mis propios demonios internos y busco la puerta de salida que me liberará de este nivel. La Sombra del Remordimiento acecha en cada esquina, recordándome mis errores y flaquezas, pero con la Lámpara de la Absolución como mi guía, lucho por encontrar la redención y la paz.

Enfrentaré las dificultades del nivel cien, exploraré las profundidades de mi pasado y buscaré la salida del Reino de los Olvidados. El final de mi odisea en los Backrooms está cerca, pero debo encontrar el coraje y la fortaleza para enfrentar mis remordimientos más oscuros y liberarme de su influencia.