La Laguna Azul es una atracción turística popular en Islandia, famosa por sus aguas termales geotérmicas y sus propiedades curativas. Se encuentra a unos 40 minutos en coche de la capital, Reikiavik, y ofrece una experiencia única en la que se puede sumergir en aguas azules y cálidas rodeadas de paisajes volcánicos y glaciares. Además de nadar en las aguas termales, también hay servicios de spa y saunas disponibles. Es recomendable reservar con antelación, ya que es una atracción muy popular.