La Catedral de Notre-Dame es uno de los lugares turísticos más icónicos de París. Esta majestuosa catedral gótica se encuentra en la Île de la Cité, una isla en el río Sena. La catedral es famosa por su arquitectura impresionante, con sus torres gemelas, rosetones de vidrio y esculturas detalladas.

Además de su belleza arquitectónica, la catedral también tiene una rica historia. Fue construida en el siglo XII y ha sido testigo de muchos eventos históricos importantes, incluida la coronación de Napoleón Bonaparte como emperador de Francia. En 2019, la catedral sufrió un grave incendio, pero se está trabajando en su restauración y se espera que vuelva a abrir sus puertas al público en un futuro cercano.