Si visitas la cascada de Seljalandsfoss en Islandia, podrás disfrutar de una de las cascadas más impresionantes del país. La caída de agua de 60 metros de altura es impresionante y además, tienes la oportunidad de caminar detrás de la cascada y disfrutar de una vista única y espectacular. Además, en la zona encontrarás otras cascadas cercanas, como Skógafoss o la cascada de Gljúfrabúi, que también merecen la pena visitar.