Si visitas el Salar de Uyuni en Bolivia, podrás disfrutar de una experiencia única en la que tendrás la sensación de estar caminando sobre un espejo de agua salada y cristalina. Es la salina más grande del mundo con una superficie de alrededor de 10.582 kilómetros cuadrados. Además, podrás ver una gran variedad de fauna y flora típicas de la región, como flamencos, llamas, cactus gigantes, entre otros. También se puede visitar el Hotel de Sal, que está hecho completamente de sal y es una atracción turística popular.