Dominica, una isla caribeña conocida como «La Isla de la Naturaleza», no solo ofrece belleza natural impresionante, sino también una rica variedad de platos típicos que reflejan su cultura y tradiciones. La gastronomía de Dominica combina influencias africanas, caribeñas y europeas, y utiliza ingredientes frescos y locales. A continuación, te presento 5 platos típicos de comida en Dominica que debes probar para disfrutar de una experiencia culinaria auténtica.

  1. Callaloo: El callaloo es un plato icónico en Dominica. Se elabora con hojas de taro (conocidas localmente como callaloo), que se cocinan con cebolla, ajo, pimientos, coco y especias. La mezcla se cocina a fuego lento hasta obtener una consistencia similar a la sopa o a un guiso espeso. El callaloo es un plato versátil que se puede servir solo o como acompañamiento de pescado, carne o arroz.
  2. Mountain Chicken: A pesar de su nombre, el «Mountain Chicken» no es un pollo, sino una rana endémica de Dominica y otras islas del Caribe. Es considerado un plato de lujo y se cocina a la parrilla o frito. La carne de la rana tiene una textura similar a la del pollo y un sabor distintivo. A menudo se sirve con plátanos fritos, arroz y una variedad de salsas picantes.
  3. Fish Broth: El fish broth es una sopa de pescado muy popular en Dominica. Se prepara con una variedad de pescados frescos, como el mero, el atún o el dorado, cocidos con caldo de pescado, verduras (como yuca, zanahorias, ñame y apio), especias y hierbas aromáticas. El resultado es un caldo sabroso y nutritivo que refleja la riqueza del mar caribeño.
  4. Pelau: El pelau es un plato tradicional de arroz y guiso que combina carne (generalmente pollo o cerdo), arroz, frijoles, coco, verduras y especias. Se cocina todo junto en una olla hasta que los sabores se mezclan y el arroz esté cocido. El pelau es un plato abundante y sabroso que refleja la influencia afro-caribeña en la gastronomía de Dominica.
  5. Crab Back: El crab back es una exquisitez culinaria en Dominica. Se prepara utilizando el caparazón de cangrejo (preferiblemente el cangrejo de río local) como recipiente y se rellena con una mezcla de carne de cangrejo, pan rallado, cebolla, pimientos, ajo, especias y hierbas aromáticas. Luego se hornea hasta que esté dorado y crujiente. Es un plato delicado y lleno de sabor que destaca la frescura de los mariscos de la isla.