Brasil es conocido por su rica y diversa gastronomía, que combina influencias indígenas, africanas y europeas. A lo largo y ancho del país, se pueden encontrar una gran variedad de platos deliciosos y auténticos. A continuación, te presento seis platos típicos de comida en Brasil que no puedes dejar de probar si visitas este hermoso país.

  1. Feijoada: Considerado el plato nacional de Brasil, la feijoada es una deliciosa y abundante comida tradicional. Se prepara con frijoles negros cocidos a fuego lento y se sirve con diferentes tipos de carne de cerdo, como salchichas, costillas, orejas y patas. A menudo se acompaña de arroz blanco, farofa (harina de mandioca tostada) y naranjas en rodajas. La feijoada es una mezcla de sabores intensos y es perfecta para aquellos que desean experimentar la esencia de la cocina brasileña.
  2. Acarajé: Originario del estado de Bahía, en el noreste de Brasil, el acarajé es un plato emblemático de la cocina afrobrasileña. Consiste en una especie de bollo frito hecho de masa de frijol llamada «vatapá», relleno de camarones, pimientos y otros ingredientes. Se sirve con salsa picante y se considera un alimento callejero popular. El acarajé es una explosión de sabores y texturas que refleja la diversidad cultural de Brasil.
  3. Moqueca: La moqueca es un guiso de pescado o mariscos que se originó en la región de Bahía, pero se ha extendido por todo el país. Se prepara con pescado fresco (como robalo o merluza) o mariscos (como camarones o langostinos), cocinados en una sabrosa salsa hecha de aceite de palma, cebolla, tomate, pimientos y cilantro. La moqueca se sirve tradicionalmente en una cazuela de barro y se acompaña con arroz blanco y farofa. Es un plato lleno de sabores tropicales y esencia marinera.
  4. Pão de Queijo: El pão de queijo es un aperitivo popular en Brasil que se ha convertido en un favorito de muchas personas en todo el mundo. Estos pequeños panecillos de queso están hechos de almidón de yuca y queso, generalmente queso minas. Son esponjosos por dentro y crujientes por fuera. Los pão de queijo se disfrutan mejor calientes y se pueden comer solos o acompañados de café o jugo de frutas. Son irresistibles y una verdadera delicia para los amantes del queso.
  5. Brigadeiro: El brigadeiro es un dulce brasileño que se ha vuelto muy popular en todo el país. Se trata de pequeñas bolitas de chocolate hechas con leche condensada, cacao en polvo, mantequilla y cubiertas con granos de chocolate. Son suaves, dulces y adictivas.