Ingredientes:

  • 1 taza de perejil fresco, picado finamente
  • 4 dientes de ajo, picados finamente
  • 2 cucharadas de orégano seco
  • 2 cucharaditas de ají molido (opcional, para darle un toque picante)
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra molida
  • 1/2 cucharadita de pimentón dulce
  • 1/2 taza de vinagre de vino tinto
  • 1/2 taza de aceite de oliva extra virgen

Instrucciones:

  1. En un tazón pequeño, mezcla el perejil picado, el ajo picado, el orégano seco, el ají molido (si lo deseas), el comino, la sal, la pimienta negra y el pimentón dulce. Mezcla bien todos los ingredientes secos.
  2. Agrega el vinagre de vino tinto y el aceite de oliva al tazón. Mezcla todo nuevamente hasta que los ingredientes estén bien incorporados y se forme una salsa homogénea.
  3. Prueba el chimichurri y ajusta los condimentos según tu preferencia. Si deseas un sabor más picante, puedes agregar más ají molido. Si prefieres un sabor más ácido, puedes agregar un poco más de vinagre.
  4. Transfiere el chimichurri a un frasco o recipiente hermético y déjalo reposar durante al menos 30 minutos antes de usarlo. Esto permitirá que los sabores se mezclen y se intensifiquen.
  5. El chimichurri se puede conservar en el refrigerador durante varios días. Asegúrate de agitarlo bien antes de usarlo, ya que los ingredientes pueden separarse con el tiempo.
  6. Utiliza el chimichurri como salsa o aderezo para carnes asadas, como el típico asado argentino, choripán (pan con chorizo), empanadas, pollo a la parrilla u otras preparaciones de tu elección. También puedes usarlo como marinada para darle sabor a tus carnes antes de cocinarlas.