Ingredientes:

  • 450 gramos de hojas de Callaloo (puedes sustituirlo por espinacas si no lo encuentras)
  • 1 cebolla pequeña, picada finamente
  • 2 dientes de ajo, picados finamente
  • 1 pimiento rojo, picado finamente
  • 2 tomates medianos, picados
  • 1 lata (400 ml) de leche de coco
  • 2 cucharadas de aceite vegetal
  • 1 cucharadita de pimienta de Jamaica (allspice), molida
  • Sal al gusto
  • Pimienta al gusto

Instrucciones:

  1. Lava las hojas de Callaloo (o espinacas) y escúrrelas bien. Si las hojas son grandes, pícalas en trozos más pequeños.
  2. En una olla grande, calienta el aceite vegetal a fuego medio. Agrega la cebolla, el ajo y el pimiento rojo picados. Cocina hasta que estén tiernos y ligeramente dorados.
  3. Añade los tomates picados a la olla y cocina por unos minutos hasta que se ablanden.
  4. Agrega las hojas de Callaloo (o espinacas) a la olla y remueve bien. Cocina a fuego medio-bajo hasta que las hojas se marchiten y se reduzcan de tamaño.
  5. Vierte la leche de coco en la olla y mezcla todo. Cocina a fuego medio-bajo durante unos 15-20 minutos, removiendo ocasionalmente, para permitir que los sabores se mezclen.
  6. Añade la pimienta de Jamaica molida, la sal y la pimienta al gusto. Prueba y ajusta los condimentos según tus preferencias.
  7. Continúa cocinando durante otros 5 minutos para que todos los sabores se fusionen adecuadamente.
  8. Retira la olla del fuego y sirve el Callaloo caliente como acompañamiento o como plato principal. Tradicionalmente, se sirve con arroz y frijoles.

¡Y eso es todo! Ahora puedes disfrutar de un delicioso plato de Callaloo. ¡Buen provecho!