Ingredientes para la masa:

  • 2 1/2 tazas de harina
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 taza de mantequilla fría, cortada en cubos pequeños
  • 1/4 a 1/2 taza de agua helada

Ingredientes para el relleno:

  • 6-7 manzanas (preferiblemente variedades dulces y ácidas), peladas, sin corazón y cortadas en rodajas finas
  • 3/4 taza de azúcar
  • 2 cucharadas de harina
  • 1 cucharadita de canela
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de mantequilla, cortada en trozos pequeños
  • Jugo de medio limón

Instrucciones:

Preparación de la masa:

  1. En un tazón grande, mezcla la harina, la sal y el azúcar. Agrega la mantequilla fría y, con un cortador de masa o tus manos, mezcla hasta obtener una textura arenosa.
  2. Agrega gradualmente el agua helada, una cucharada a la vez, mezclando suavemente, hasta que la masa se una. Evita agregar más agua de la necesaria. La masa debe estar húmeda pero no pegajosa.
  3. Divide la masa en dos partes, envuélvelas en papel film y refrigéralas durante al menos 30 minutos.

Preparación del relleno y montaje:

  1. Precalienta el horno a 220°C.
  2. En un tazón grande, combina las rodajas de manzana, el azúcar, la harina, la canela, la nuez moscada, la sal y el jugo de limón. Mezcla bien para asegurarte de que las manzanas estén cubiertas de manera uniforme.
  3. Saca una de las masas del refrigerador y extiéndela en una superficie enharinada, formando un círculo lo suficientemente grande como para cubrir el fondo y los lados de un molde para tarta. Transfiere la masa al molde y recorta los bordes sobrantes.
  4. Vierte el relleno de manzana en la base de la tarta, asegurándote de que esté distribuido de manera uniforme. Coloca los trozos de mantequilla por encima del relleno.
  5. Saca la segunda masa del refrigerador y extiéndela de manera similar a la primera. Puedes optar por cortarla en tiras para hacer una cubierta de rejilla o dejarla en un círculo completo para cubrir completamente la tarta. Si usas una cubierta de rejilla, entrelaza las tiras sobre el relleno.
  6. Sella los bordes de la masa presionándolos con los dedos o utilizando un tenedor.
  7. Si deseas una cubierta dorada, puedes pincelar la parte superior de la tarta con huevo batido o leche.
  8. Hornea la tarta en el horno precalentado durante aproximadamente 45-50 minutos, o hasta que la corteza esté dorada y el relleno burbujee.
  9. Una vez horneada, retira la tarta del horno y déjala enfriar antes de servir. Puedes servirla tibia o a temperatura ambiente.

¡Y ahí lo tienes! Una deliciosa Apple Pie lista para disfrutar. Puedes servirla sola o con una bola de helado de vainilla. ¡Buen provecho!