Descubre la rica y diversa gastronomía de Túnez, un país situado en el norte de África con una herencia culinaria influenciada por varias culturas. Desde platos picantes hasta deliciosas combinaciones de especias, la comida tunecina te cautivará con su sabor único y vibrante. A continuación, presentamos 6 platos típicos que debes probar durante tu visita a este fascinante país.

  1. Cuscús: Considerado uno de los platos más emblemáticos de Túnez, el cuscús es una mezcla de sémola de trigo y una variedad de ingredientes, como carne de cordero o pollo, verduras como zanahorias, calabazas y garbanzos, y una combinación de especias aromáticas como el comino, la cúrcuma y la canela. Este plato se cocina al vapor, lo que le da una textura esponjosa y un sabor irresistible.
  2. Shakshuka: Originario del norte de África, el shakshuka es un plato sabroso y saludable que se ha popularizado en todo el mundo. Consiste en huevos escalfados en una salsa de tomate condimentada con cebolla, pimientos, ajo y especias como el comino y el pimentón. Se suele servir con pan crujiente y es perfecto para el desayuno o el almuerzo.
  3. Briks: Los briks son unos deliciosos pasteles fritos que se rellenan con una mezcla de huevo batido, atún, carne picada, queso, espinacas o una combinación de estos ingredientes. Están envueltos en una fina capa de masa filo y se fríen hasta que quedan crujientes y dorados. Los briks son un bocado popular y se sirven como aperitivo o plato principal en Túnez.
  4. Mechouia: Esta ensalada de verduras asadas es un plato imprescindible en la gastronomía tunecina. Se prepara asando pimientos, tomates y cebollas, luego se pelan y se cortan en trozos. Se mezclan con aceite de oliva, ajo, especias como el comino y el cilantro, y se sirve fría. El mechouia es una explosión de sabores y texturas, y se suele comer con pan.
  5. Mloukhia: La mloukhia es una sopa espesa y nutritiva hecha con hojas de jute molidas, también conocidas como «yute de Egipto». Esta verdura se cocina lentamente con carne de pollo o cordero, ajo, cebolla y especias como la cúrcuma y el cilantro. La mloukhia se sirve tradicionalmente sobre una cama de arroz y se acompaña con pan para mojar en la sopa.