La cocina etíope es famosa por sus sabores intensos, su variedad de especias y su presentación única. Con influencias de la cocina africana y árabe, la gastronomía etíope deleita los paladares con su amplia gama de platos vibrantes y sabrosos. En este artículo, te invitamos a explorar seis platos típicos de la cocina etíope que te transportarán a un mundo culinario fascinante.

  1. Injera:

Comenzamos nuestra lista con el plato más icónico de Etiopía, la injera. La injera es un pan esponjoso y fermentado hecho de harina de tef, un grano autóctono de Etiopía. Esta crepe ácida y ligeramente agria se sirve como base para otros platos etíopes. Su textura única y su sabor característico la convierten en un elemento fundamental de la gastronomía del país.

  1. Doro Wat:

El Doro Wat es un guiso de pollo especiado considerado uno de los platos más emblemáticos de Etiopía. El pollo se cocina lentamente en una mezcla de cebolla, ajo, jengibre, berbere (una mezcla de especias picantes) y otras especias tradicionales. Este plato sabroso y picante se sirve con injera y, a menudo, se complementa con huevos duros. El Doro Wat es una delicia para los amantes de los sabores intensos.

  1. Kitfo:

El Kitfo es un plato etíope que consiste en carne de res cruda o apenas cocida, sazonada con especias y mantequilla clarificada. Se suele servir con injera y acompañado de una variedad de platos complementarios, como verduras cocidas y quesos tradicionales. Aunque el concepto de carne cruda puede parecer inusual, el Kitfo es un plato muy apreciado en la gastronomía etíope.

  1. Tibs:

El Tibs es un plato de carne salteada que se prepara con carne de res, cordero o pollo. La carne se corta en trozos pequeños y se saltea con cebolla, pimientos, ajo y especias. El Tibs se caracteriza por su sabor intenso y su presentación vibrante. Se suele servir con injera y es una opción popular en los restaurantes etíopes.

  1. Alicha Wat:

El Alicha Wat es un plato suave y aromático que se prepara con carne (generalmente cordero o pollo), vegetales y especias. A diferencia del Doro Wat, este plato no lleva berbere y tiene un sabor más suave y equilibrado. El Alicha Wat se sirve con injera o arroz y es una opción deliciosa para aquellos que prefieren sabores menos picantes.