Ingredientes:

  • 2 tazas de harina de maíz blanco (harina de maíz precocida)
  • 4 tazas de agua
  • Sal al gusto

Instrucciones:

  1. En una olla grande, lleva el agua a ebullición.
  2. Agrega sal al agua hirviendo según tu preferencia de sabor. Puedes comenzar con aproximadamente 1 cucharadita de sal y ajustarla según tu gusto.
  3. Mientras el agua hierve, ve agregando lentamente la harina de maíz en forma de lluvia, mientras revuelves constantemente con una cuchara de madera o una espátula resistente al calor. Asegúrate de romper cualquier grumo de harina que se forme.
  4. Continúa revolviendo la mezcla de agua y harina de maíz durante unos minutos hasta que espese y se forme una masa suave y espesa.
  5. Reduce el fuego a bajo y cubre la olla con una tapa. Cocina la masa durante aproximadamente 15-20 minutos, revolviendo ocasionalmente para evitar que se pegue en el fondo de la olla.
  6. Después de 15-20 minutos, retira la tapa y continúa cocinando la masa a fuego bajo durante otros 10-15 minutos, revolviendo constantemente. Esto ayudará a cocinar completamente la harina de maíz y eliminar cualquier sabor crudo.
  7. Una vez que la masa esté completamente cocida, retírala del fuego y déjala reposar durante unos minutos para que se enfríe ligeramente y tome consistencia.
  8. Tradicionalmente, el sadza se sirve formando una bola grande con la masa en el centro del plato, y se hace un hueco en el centro para agregar una salsa o guiso. Puedes utilizar tus manos mojadas con agua para darle forma a la masa.
  9. Sirve el sadza caliente junto con una salsa o guiso de tu elección, como estofados, guisos de carne o vegetales, o incluso con una salsa de maní.