Ingredientes:

  • 3 tazas de harina de trigo
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1 cucharada de aceite vegetal
  • 1 y 1/4 tazas de agua tibia (aproximadamente)

Instrucciones:

  1. En un tazón grande, mezcla la harina de trigo, la sal y la levadura en polvo.
  2. Agrega el aceite vegetal al tazón y mezcla bien con un tenedor o tus manos para que se incorpore a la harina.
  3. Agrega gradualmente el agua tibia al tazón, mezclando constantemente, hasta que la masa se forme y se pueda manejar. Es posible que no necesites usar toda el agua, o que necesites un poco más para obtener la consistencia adecuada.
  4. Transfiere la masa a una superficie de trabajo ligeramente enharinada y amásala durante unos 5-7 minutos, o hasta que la masa esté suave y elástica.
  5. Divide la masa en bolas del tamaño de un puño y déjalas reposar durante unos 10 minutos.
  6. Calienta una sartén grande a fuego medio-alto.
  7. Toma una bola de masa y, utilizando un rodillo, extiéndela en forma circular, delgada y de tamaño medio.
  8. Coloca el roti extendido en la sartén caliente y cocina durante aproximadamente 1-2 minutos, o hasta que se formen burbujas en la superficie.
  9. Voltea el roti y cocínalo por el otro lado durante otros 1-2 minutos, o hasta que se dore ligeramente.
  10. Retira el roti de la sartén y repite el proceso con el resto de las bolas de masa.
  11. Envuelve los rotis cocidos en un paño limpio para mantenerlos calientes y suaves hasta que estén listos para servir.
  12. Sirve los rotis calientes con tus guisos, curries o salsas favoritas.

¡Disfruta de estos deliciosos rotis, que son perfectos para acompañar una variedad de platos de la cocina caribeña y asiática!