Ingredientes:

  • 2 tazas de harina de trigo
  • 1/2 taza de azúcar
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de cardamomo molido
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada molida (opcional)
  • 2 cucharadas de mantequilla derretida
  • 1/2 taza de leche de coco (o leche regular)
  • Aceite vegetal (para freír)

Instrucciones:

  1. En un tazón grande, mezcla la harina, el azúcar, la sal, la levadura en polvo, el cardamomo y la nuez moscada (si lo deseas).
  2. Agrega la mantequilla derretida a la mezcla y mezcla bien con las manos hasta obtener una textura similar a la arena.
  3. Poco a poco, agrega la leche de coco (o leche regular) a la mezcla y comienza a amasar hasta formar una masa suave y elástica. Si es necesario, agrega más harina si la masa está demasiado pegajosa o más líquido si está demasiado seca.
  4. Cubre la masa con un paño limpio y déjala reposar durante aproximadamente una hora para que fermente y aumente su volumen.
  5. Después de que la masa haya fermentado, amásala un poco más para quitar el exceso de aire.
  6. Espolvorea un poco de harina sobre una superficie de trabajo y extiende la masa con un rodillo hasta que tenga un grosor de aproximadamente 1 centímetro.
  7. Con un cuchillo afilado, corta la masa en triángulos, cuadrados o cualquier forma que desees para tus Mandazi.
  8. Calienta suficiente aceite vegetal en una sartén grande a fuego medio-alto para freír los Mandazi.
  9. Coloca los Mandazi en el aceite caliente y fríelos durante unos 2-3 minutos por cada lado, o hasta que estén dorados y crujientes.
  10. Retira los Mandazi del aceite y colócalos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.
  11. Sirve los Mandazi calientes como acompañamiento de té, café o simplemente como un delicioso bocadillo.