La Bouillie, un plato de papilla caliente y espesa popular en muchas culturas:

Ingredientes:

  • 4 tazas de leche
  • 1/2 taza de harina de maíz o sémola de trigo
  • 2 cucharadas de azúcar (opcional)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla (opcional)
  • Una pizca de sal
  • Canela en polvo o nuez moscada (opcional, para espolvorear)

Instrucciones:

  1. En una cacerola mediana, vierte la leche y ponla a calentar a fuego medio-alto. Asegúrate de revolver ocasionalmente para evitar que la leche se queme en el fondo de la cacerola.
  2. Mientras la leche se calienta, en un tazón aparte, mezcla la harina de maíz o la sémola de trigo con un poco de agua fría para formar una pasta suave y libre de grumos.
  3. Cuando la leche esté caliente (pero no hirviendo), vierte lentamente la mezcla de harina de maíz o sémola en la leche caliente, revolviendo constantemente con un batidor de mano para evitar la formación de grumos.
  4. Reduce el fuego a medio-bajo y continúa cocinando la mezcla, revolviendo constantemente, hasta que espese y adquiera una consistencia similar a la de una papilla espesa. Esto puede tomar alrededor de 10-15 minutos.
  5. Si deseas endulzar la Bouillie, agrega azúcar y mezcla hasta que se disuelva por completo. También puedes agregar extracto de vainilla para darle sabor adicional si lo deseas. Ajusta el azúcar y la vainilla según tu gusto personal.
  6. Agrega una pizca de sal y sigue cocinando y revolviendo durante otros 1-2 minutos.
  7. Retira la cacerola del fuego y deja reposar la Bouillie durante unos minutos para que se enfríe un poco y espese aún más.
  8. Sirve la Bouillie caliente en tazones individuales. Si lo deseas, espolvorea un poco de canela en polvo o nuez moscada por encima para darle un toque adicional de sabor.

La Bouillie se puede disfrutar como un desayuno reconfortante o como un postre caliente. Puedes personalizarla agregando frutas frescas, pasas, nueces o cualquier otro ingrediente que prefieras.

¡Disfruta de tu deliciosa Bouillie!